El Turismo Carretera tiene el secreto en que cambia permanentemente en sus siete décadas que tiene de atracción popular, y en momentos de controversias se potencia más por la supremacía que tienen los coches que compiten con la mejoras de sus motores como los Ford, por las dos victorias obtenidas en 2010 y por la supremacía de los días previos a la gran competencia, cuándo surge un competidor como un Chevrolet que los sorprende. El que consiga sobrevivir a las deserciones que son parte del espectáculo vibrante, que lo hace más atractivo, y al que consiga mantener en vilo a las 35.000 personas que alientan la velocidad en el caluroso domingo porteño, consigue sus mejores estímulos al premio.
En medio de los pronósticos favorables que eran para Ford, apareció Christian Ledesma, el único referente de Chevrolet que peleó en las clasificaciones, y que finalmente se llevó la victoria. Un especialista marplatense en fierros que logró su sexta victoria en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, y la 16a en la popular categoría.
La largada no fue nada favorable para el ex campeón ya que el cuarto puesto lo perdió en los primeros metros, a manos de Gabriel Ponce de León y delante marchaban Lionel Ugalde, Jonatan Castellano y Juan Bautista De Benedictis. Al completar la séptima vuelta, fue cuándo Ledesma ganó dos posiciones al superar a Ponce de León y a De Benedictis (más el abandono de Ugalde), le permitió colocarse en el segundo lugar pero no sólo ingresó el coche en (un despiste de Zughella), sino que en la maniobra calculada con una vuelta de anticipación, emparejó la marcha del Dodge de Castellano y al llegar al curvón Salotto, esperó que se corriera el auto de su rival hacia la izquierda y el Chevrolet aceleró por el sector interno del viraje y a partir de allí, todo fue en favor del marplatense.
"Corrí a fondo, hasta que, faltando cuatro vueltas para el final, me quedé sin frenos", aclaró Ledesma, que mantuvo una diferencia de más de seis segundos respecto de Ponce de León, en su escolta.
A Matías Rossi, que alcanzó el último escalón del podio largó desde la novena ubicación y mantuvo un andar competitivo, mucho mejor que lo mostrado tanto en la clasificación (19°) como en la serie que (no pudo sobreponerse a los Ford de Ponce de León y de De Benedictis). "Sentí mucho el calor. Debí utilizar la camiseta refrigerante…", admitió el piloto de Del Viso, que interrumpió la conferencia de prensa para recibir asistencia médica, ya que le había bajado la presión por el calor insoportable.
Christian Ledesma demostró una vez más su dominio en el mayor circuito Oscar y Alfredo Gálvez del automovilismo argentino al revalidar las pretensiones de Chevrolet, cuando parecía que todo era para Ford… o Dodge.
El TC 2000 Turismo Carretera cambia y sorprende permanentemente…
 
Anuncios