Una gran jornada se vivió en el Pellegrini 2007, la única carrera en el Hipódromo de San Isidro que no puede ovidarse por la emoción que deja y el momento al homenajear el retiro del turf de Jorge Valdivieso considerado por muchos el jockey irremplazable como símbolo y modelo durante 33 años en la profesión que dejó aciertos y triunfos para el recuerdo de muchos que ganaron apuestas, lo tienen como emblema inolvidable.
En su despedida se sacó los breeches, colgó la montura y dejó un caballo sin su guía para siempre porque se fué del turf a logrande a pesar de salirsegundo en su despedida del gran premio con Puchet……
No le dejó tregua ni espacio Latency montado por su jockey uruguayo Julio César Méndez cedido por el stud El Bobo, cuándo Valdivieso vió y no podía creer que el caballo que atrpellaba la delantera al galope a su lado, era el mismo que no se pudo vender hace 2 años por tener un defecto físico que el tiempo consiguió resolver, el mismo que ganó en 2004 en Maroñas el Latinoamericano. En ésta oportunidad y como si Valdivieso no existiera se oía la gran ovación de la tribuna colmada en la prístina tarde, no era la mejor para el mendocino nacido en 1957 en Gral. Alvear.
La figura de LATENCY persistía en Méndez por sus hazañas logradas y volvió a elegirlo a pesar de los momentos difíciles y de aquellos tiempos que tuvo de gloria y que hoy lo estremece entre su reinado y el éxito que ahora tiene de aquél frustrado rechazo para exportarlo a Dubai por razones sanitarias del emirato fuera devuelto a San Isidro y ahora la extraña paradoja que miles de fanáticos sensibles hayan tenido la mejor tarde de emoción al verlo correr como ganador en el Carlos Pellegrini. 
Pero la tarde turfística tuvo sus contrariedades caóticas en el clásico Pellegrini de los ídolos populares. La tropa de 24 caballos que seguían los primeros de las imprevisiones al no ofrecer el ancho necesario para poder acomodarse en la recta opuesta, ya en el codo nadie quiere doblarlo por afuera para no perder terreno y las distancias se estrechan y aparecen tropiezos como el que sufrió Francisco Benitez que cayó de su caballo My Happiness volando por delante del pescuezo con traumatismo craneano y de tórax del jinete paraguayo que fué internado en terapia intensiva en el sanatorio del Jockey Club.
Rodrigo Blanco con Life of Victory apura para apagar la conmoción que todos vieron unos segundos antes al dominar al puntero Yabra que terminaría penúltimo.
Tanto el entrenador Juan Urondo de Latency como su criador Dardo Fernández Aramburu disfrutaron del éxito que no dejó márgen de dudas y expresó; "No puedo pedir más, Latency lo dió todo y le debo mucho a ése caballo" comentó algo disfónico por la emoción de gritarlo al ganador.
….y porqué Valdivieso es marca registrada en el turf hípico por sus piernas chuecas como ganador de 4600 pruebas y además ser en el rubro de todos como el más famoso y mejor.
Su último día lo comenzó trabajando en el hipódromo sabiendo lo que le podía esperar, ganar la primera carrera con Dream Lod explotando de delirio de sus fieles enla 2° carrera con "Quiero Bailar" y hubiera sido el broche de oro con la final que salió segundo y se le hizo un nudo en la garganta que no pudo hablar. Ya más tranquilo confesó "Tomé la decisión correcta junto a mi familia, y puede que más adelante me arrepienta pero cumplí con todos mis sueños y no puedo pedirle mas al turf, llegó el momento de disfrutar un pocode la vida y darme algún gusto que no tuve".
Su modesta presencia ofrece admiración e idolatría por aquellos que lo ayudaron y quieren y no lo pueden olvidar, su nueva actividad será la cuida para tener un equipo de primera por la confianza ganada por su trabajo.
Ya las 20,21 hs, Jorge Valdivieso se bajaba por última vez de su caballo después del pasaje por la pista saludando y ovacionado por miles de aplausos de todos , de aquí en más su chaquetilla estará colgada esperando una subasta junto a su fusta y sus antiparras que nunca volverá a usar. Su nombre es historia como ciudadano ilustre en 2005 y 6 Olimpia de plata desde 1968 a 2002.
e1000