Con el peso de su camiseta:

 Sudáfrica alcanzó la gloria; venció a Inglaterra por 15 a 6 y se adjudicó el Mundial 2007 que se disputó en Francia. De esta manera, llegó a obtener su segunda corona. La primera habia sido en el año 1995.
Desde el comienzo los ingleses tuvieron erl protagonismo del encuentro. Especialmente con el recurso de los kicks altos hacia territorio sudafricano. Pero el primer golpe lo dió los springboks con un penal anotado por Montgomery. Rápidamente Inglaterra igualó las acciones por la misma vía, con un lanzamiento de Wilkinson, para poner el cotejo 3 a 3.  Para fortuna de los sudafricanos y errores de los ingleses dos penales a su favor terminaron con el primer tiempo, 9 a 3, en forma injusta.
En el complemento, Inglaterra arrimo peligro al descontar el tanteador, 9 a 6 por intermedio de un penal, concedido por el arbitro, luego de anular un penal en forma dudosa. Cuando parecia que se venia el despegue de los últimos campeones, los springboks con dos penales nuevamente, definieron la cuestion 15 a 6. Quizas no debió terminar asi el partido; los ingleses pagaron caro sus propios errores y ellos lo aprovecharon. Aunque nadie discute la capacidad de los sudafricanos, pero fue demasiado premio. Asi es el deporte.
por Juan Ignacio Giraut