Con el último partido en Parc des Princes con Francia,los Pumas cierran un ciclo de un período más exitoso del rugby argentino en la temporada Internacional pero que no tiene respuestas en el equipo para su futuro.
Las horas posteriores a su derrota con Sudáfrica sirvió para decantar tristes sensaciones de un sueño que se derrumbó. El desencanto dejó herido todo el convencimiento que tenían al jugarse por debajo del valor esperado para dejar un final dramático.
Todos están de acuerdo que de no tener cometido tantos errores,el pasaje a la final hubiera sido posible con una mejor expresión para tener más compometido a su rival, los Boks. Pero lo sucedido ya es historia y no tiene retroceso y ahora será pelear un 3er puesto con otro rival que también está destruído como Francia.
De todas maneras queda la certeza que Argentina se despide de un mejor Mundial cuándo estaban convencidos ser campeones,la incertidumbre los golpea cuándo su capitán Agustín Pichot advirtió que puede ser su último partido en los Pumas y no quiso hacer más declaraciones al sentirse muy afectado.
Además de Pichot hay otros al borde del alejamiento aún sin signos definitivos están Gonzalez Longo, Mario Ledesma (con desgarre), Ignacio Fernandez y Manuel Contepomi que regresará a Newman con obligaciones que lo esperan, será difícil estar a tono internacional.
El retiro de Hasan está asegurado y los demás supeditados a los acontecimientos que se presenten, pero lo cierto es que el 3er puesto marca el fin de Marcelo Loffreda como conductor del equipo ya que asumirá como head coach en Leicester campeón inglés que lo contrató por 2 y medio años y el destino de los Pumas es incierto y puede llegar a desvanecerse todos los logros de ésta generación exitosa que consiguió lograr un alto performance. La otra situación clave es la renovación de autoridades en la UAR (donde Porfirio Carreras está bien perfilado) por Alumni para suceder a Alejandro Risler y a partir de allí nunca se sabe lo que puede suceder ya que por ahora tampoco se sabe quién será el entrenador seleccionado,y por dónde pasará la preferencia de sus nuevos dirigentes.
Para el 2008 se presenta un pobre calendario con cuatro test maches confirmados para el 7 y 14 de junio, un partido con Italia en su país, para el 21 de junio y otro con Escocia en Argentina y el 8 de noviembre con Francia en Marsella, y agrega una segunda ventana con Inglaterra a definir.
El consuelo de un 3er puesto es importante para el rugby argentino y para el equipo cerrar el torneo de buena manera pero masticando bronca.
No hay que temerle al cambio que vendrá y que llegará con gente nueva que sienta al rugby profesional más que el amateur y a partir de allí habrá que apostar a un futuro nuevo.
El desafío que se vino fué tentador y atractivo para eliminar las secuelas del dolor. Tendrá la oportunidad que no volverá a repetirse para conseguir el 3er puesto entre los mejores del mundo para la Argentina.
A su vez simbolizará un final de ciclo en el rugby argentino con un balance en 11 temporadas de 72 test maches que llevó Loffreda como coach con todo el seleccionado. Logró 47 victorias y 25 derrotas durante su gestión que sumó 46 caps entre 1978 a 1994 y 12 tries que apoyaron a los Pumas con 2 goles mundiales y un penal.
Frente a éste desempeño el plantel convivió en solidaridad familiar y todo termina ante un adiós de todo lo lindo que se vivió entre la emoción y la melancolía y los tiempos de lamentos se extinguirán en la nostalgia para encarar un futuro necesario en no desperdiciar ésta oportunidad histórica que vivió el rugby argentino.
e1000